ELECTROTERAPIA

Electroterapia

La Electroterapia consiste en la aplicación de energía electromagnética al organismo (de diferentes formas), con el fin de producir sobre él reacciones biológicas y fisiológicas, las cuales serán aprovechadas para mejorar los distintos tejidos cuando se encuentran sometidos a enfermedad o alteraciones metabólicas de las células que componen dichos tejidos, que a su vez forman el organismo vivo.

Dentro de la electroterapia, contamos con los siguientes recursos:

  • Magnetoterapia: ideada para realizar un tratamiento no invasivo del aparato locomotor, actuando simultáneamente en la triada edema-contractura-dolor, reparando y regenerando la fuerza muscular cutánea y los tejidos óseos. Debido a que los campos magnéticos inducen numerosos efectos biológicos, incluso en los tejidos más profundos, el campo de aplicación es muy amplio.
  • Corrientes analgésicas TENS: (Estimulación Nervio Transcutáneo Eléctrico), es un método efectivo para el alivio del dolor y estimulación del músculo. Los tratamientos con corrientes TENS son seguros, no tienen efectos secundarios y no son adictivos.
  • Corrientes de electroestimulación muscular: Estimulador de dos canales, creado para la rehabilitación y la recuperación muscular. Los diferentes programas permiten trabajar por fases sucesivas (calentamiento, capilarización y fuerza explosiva) para una eficacia máxima. Permite trabajar con dos grupos musculares diferentes (2 canales) al mismo tiempo de una manera sincronizada, asincronizada o alterna.
  • Infrarrojos (calor): perteneciente a la Termoterapia, a menudo se utiliza para la reducción del dolor, así como para la curación general de heridas. La piel absorbe el calor y lo pasa al torrente sanguíneo de forma natural.