MAGNETOTERAPIA

MAGNETOTERAPIA

La Magnetoterapia es capaz de actuar a nivel celular favoreciendo la actuación de la bomba sodio-potasio, gracias a la cual se facilita la despolariación y repolarización de la célula, y con ello el aumento del nivel energético de la misma.

Al actuar con campos magnéticos sobre los tejidos del cuerpo, provocamos toda una serie de influencias positivas (magnéticas, eléctricas y químicas), que ejercen una mejora sobre el entorno intra y extracelular, facilitando así una recuperación precoz y de mayor calidad.

La magnetoterapia actúa también favoreciendo un descanso profundo sobre todo en pacientes que realizan más de 15 ó 20 sesiones de tratamiento.

La magnetoterapia tiene un claro efecto vasodilatador que actúa sobre la circulación local. Además, posee un potente efecto relajante muscular, antiinflamatorio y sobre el metabolismo del calcio (fundamental en lesiones óseas). Todo ello, favorece un potente efecto analgésico y de regeneración de los tejidos.

Actualmente, la magnetoterapia es utilizada en una gran cantidad de tratamientos con notable éxito y además esta lista podría aumentar debido a su gran efecto antiinflamatorio y analgésico.

Algunas de las patologías sobre las podemos actuar de forma eficaz son:

  • Osteoporosis.
  • Consolidación de fracturas.
  • Edemas óseos.
  • Enfermedad de Sudeck.
  • Necrosis de la cabeza del fémur.
  • Dismenorrea.
  • Prostatitis.
  • Calambres.
  • Síndromes compresivos.
  • Hernia discal y protusiones.
  • Cefaleas, migrañas, neuralgia del trigémino.
  • Artrosis, Artritis Reumatoide, Espondilitis anquilosante.
  • Psoriasis, Asma bronquial, Bronquitis.
  • Úlceras, quemaduras.