OSTEOPATÍA

Osteopatía

La OMS publicó en 2010 un informe llamado "Puntos de referencia para la formación en osteopatía", que incluye la necesidad de integrar la medicina tradicional con la osteopatía (definida por la OMS como medicina alternativa o complementaria) en los sistemas de salud de cada país, ya que los países que mezclan ambos tipos de medicinas se hacen más fuertes en brindar atención y cuidados a los pacientes, creando un sistema sanitario más seguro, eficaz y de calidad. En tanto, defiende que el título de osteopatía sea reconocido, a través de una formación común y de calidad en los diferentes países. Según la OMS, la osteopatía ofrece una amplia gama de enfoques en el mantenimiento de la salud y el manejo de la enfermedad. Esta garantía la fundamenta en que los profesionales de la osteopatía se respaldan por los conocimientos médicos actuales y científicos para la aplicación de los principios osteopáticos a la atención del paciente.

OSTEOPATÍA: Es una forma de tratamiento y abordaje del cuerpo, holístico e integrador. El cuerpo es un todo, una unidad. Por ello, no debemos tratar el síntoma sino ir a encontrar o solucionar la causa del mismo (disfunción). La Osteopatía es una forma de medicina manual que podemos dividir en: osteopatía estructural, craneal y visceral.

  • Osteopatía Estructural: aplicamos técnicas directas o indirectas sobre las articulaciones, músculos, ligamentos, tendones o fascia con el fin de devolverles su movilidad fisiológica, para recuperar el equilibrio del sistema.
  • Osteopatía Craneal: aplicamos técnicas sutiles sobre el cráneo, conectando con el movimiento respiratorio primario (MRP), las fluctuaciones del líquido céfalo-raquídeo (LCR), o las tensiones de las membranas intracraneales o fasciales, para tratar disfunciones craneales o a distancia.
  • Osteopatía Visceral: aplicamos técnicas directas o indirectas conectando con los ritmos de cada víscera (motilidad) para tratar y mejorar disfunciones viscerales, evitando o retardando la patología. Estos tres campos, se interrelacionan continuamente, ya que el cuerpo es una unidad indivisible y todos los sistemas están interconectados y retroalimentados entre sí.