DISPOSITIVO PHYSIUM ( Movilización Fascial Profunda ) 

DISPOSITIVO

PHYSIUM

Physium System es un dispositivo médico de movilización fascial profunda, con el que ejercemos una presión negativa (succión), aplicada en dosis de mecanoterapia controlada, que potencia y aumenta los beneficios de la terapia manual. Este dispositivo flexibiliza y libera músculos y fascias, ya que actúa sobre los diferentes planos musculares y tejidos, relajando y devolviendo movilidad a las estructuras.

Sus efectos son muy profundos, llegando a resolver problemas crónicos, de difícil evolución debido a la gran cantidad de compensaciones que el cuerpo se ha visto obligado a realizar con el paso de los años y el acúmulo de disfunciones (estructurales, craneales, viscerales e incluso emocionales). Mediante este dispositivo aplicamos una presión negativa (entre 90 – 160 mBar), a través de unos cabezales (“ventosas”) situados sobre las estructuras que provocan restricción y/o adherencias.

Los cabezales o ventosas son de diferentes tamaños y formas, para adaptarse de la mejor manera posible, a los relieves anatómicos de cada paciente y a la estructura o tejido a tratar. Estos cabezales son manipulados por terapeutas formadas en esta técnica, por lo que se convierten en “una prolongación de sus manos terapéuticas y experimentadas”. En ningún caso, el paciente se queda a solas con el dispositivo, sino que éste nos ayuda (con los parámetros de presión y tiempos de succión-relajación que introducimos y controlamos) a abordar tejidos más profundos, respetando siempre la regla del No Dolor.

Este sistema es indoloro y seguro, no tiene efectos secundarios y la respuesta terapéutica es rápida y duradera.

Sus principales ventajas son:

  • Permite profundizar hasta llegar a planos inalcanzables con las manos del terapeuta, sin generar ningún dolor.
  • No provoca hematomas ni eritemas, ya que controlamos de forma cuantitativa y objetiva los parámetros con los que tratamos.
  • Estimula la circulación venosa y linfática.
  • Activa la respuesta neuronal reduciendo el dolor y la ansiedad.
  • Relaja y flexibiliza el tejido conectivo (músculos y fascias), liberando las adherencias y restricciones en diferentes planos.
  • Posee enormes efectos sobre cicatrices antiguas y restricciones crónicas y agudas.
  • Sus efectos son duraderos y acumulables sesión tras sesión, manteniéndose en el tiempo.

Para obtener el mejor tratamiento y resultados con el dispositivo Physium, es imprescindible la correcta valoración del paciente y de su patología, no se trata de una mera aplicación sistemática y universal para todos. Por ello, este sistema viene asociado a un método de evaluación y diagnóstico llamado Método Saló-Darder (que permite identificar la cadena de tensión fascial dominante para detectar la lesión primaria).

Algunas de las aplicaciones clínicas son:

  • Cefaleas, migrañas, vértigos, neuralgias del trigémino, disfunciones de ATM, bruxismo, latigazos cervicales, cervicobraquialgias, adherencias postquirúrgicas, artrosis…
  • Capsulitis retráctiles (hombro congelado), luxaciones, esguinces, tendinitis, epicondilitis, epitrocleitis, síndromes de atrapamiento (túnel carpiano, piramidal), síndromes compartimentales, trocanteritis, bursitis…
  • Tendinitis aquílea, fascitis plantar, dedos en garra, recuperación postquirúrgica…
  • Cicatrices: superficiales, profundas, quirúrgicas y traumáticas; con implicación de vasos sanguíneos y vísceras o simplemente de tejido muscular. En general, genera elastificación del tejido cicatrizal, rompe adherencias y mejora su movilidad y su estética, así como la circulación linfática y venosa.
  •  Edemas postoperatorios (más de 3 meses de evolución).
  • Deportistas: preparación muscular previa competición. Acelera la recuperación del estrés muscular postcompetición (acelera la eliminación de ácido láctico) y ayuda en la prevención de lesiones.